Blanca como la nieve Roja como la sangre

 
He de confesar que no soy de las que me dejo arrastrar por los sentimientos cuando leo, pero he de decir que en la página 218 de Blanca como la nieve, roja como la sangre, me pillé una llantina de lo más tonta. Os reto a que os leáis este libro y que después me juzguéis. Bueno, no os reto, os lo recomiendo encarecidamente, leed esta magnífica historia de sentimientos en una edad en que las respuestas a la vida no están matizadas con la resignación y pragmatismo que da la madurez.

Aqui os dejamos un enlace donde teneis el primer capitulo.
1er Capitulo Blanca-Como-La-Nieve-Roja-Como-La-Sangre

Sinopsis:
Leo vive en pleno torbellino de la adolescencia. Un universo en clave en el que irrumpe un nuevo profesor, un verdadero soñador, que pone a prueba a sus alumnos y les obliga a plantearse preguntas acerca de la vida y de sus propios sueños. Preguntas que a Leo le cuesta responder, pero que le acercan poco a poco al incomprensible y lejano mundo de los adultos. Además, Leo tiene un enemigo al que teme : el color blanco. Porque para Leo todas las emociones tienen un color, y el blanco es la ausencia, la soledad y la pérdida. El azul es el color de la amistad, y el color de los ojos de Silvia, su mejor amiga, leal y serena, y su apoyo constante. El rojo, en cambio, es el color del amor, de la pasión, de la sangre; rojo es el color de los cabellos de Beatrice. Porque Leo ahora ya tiene un sueño, y se llama Beatrice, aunque ella todavía no lo sabe. Cuando Leo descubre que Beatrice está enferma y que su enfermedad está relacionada con ese blanco que tanto le asusta, deberá buscar dentro de sí mismo, sangrar y renacer para entender que los sueños no tienen fin y que siempre hay que encontrar el coraje para creer en algo más grande. Una historia entrañable y de ágil lectura que nos sumerge en el mundo de un adolescente que busca respuestas acerca de la vida, el amor y la muerte.